domingo, 28 de noviembre de 2010

Pequeños.

Cuando naces, aprendes a respirar al instante. Mas tarde aprendes a llorar, a gemir, a quejarte de todo, a cansinear y agotar a tus padres, a berrear.. Cuando te vas haciendo mayor las cosas se complican, aprendes a comunicarte con el mundo mediante palabras, a expresarte, a escribir, a sentir culpabilidad cuando haces algo que sabes que no esta bien, aprendes a comportarte con los invitados, a que es necesario comer con la boca cerrada, a no sorber la sopa, a que no debes respirar bajo el agua, aprendes que está mal pegar a los demas niños, que es necesario compartir tus cosas con los demás. Y con el tiempo la dificultad aumenta, aprendes a defenderte tu misma, a diferenciar tus amigos de tus enemigos, a levantarte cuando te caes, a sonreir cuando en verdad te mueres de ganas por romper a llorar, aprendes a resolver logaritmos, a diferenciar la etica de la moral, aprendes lo efimera que puede ser la vida cuando algun ser querido se va.. Y aprendes que hay cosas que nunca te enseñaron, como por ejemplo a amar, a demostrar tu amor a una persona, a no tener miedo a perderla, te das cuenta que nunca te enseñaron a olvidar.

2 comentarios:

julieta.r.s dijo...

Dios.. que cierto todo saro. Nunca te enseñan a olvidar.. eso lo hace solito el tiempo, a veces ni lo hace.

Rara dijo...

Y lo que le cuesta.